Todos hemos tenido ese compañero de trabajo que no soportamos, el que siempre llega tarde , deja el microondas salpicado y solo se ducha una vez a la semana y que desearías que despidieran o desapareciera, pero al trabajar con diferentes tipos de personas con diversas personalidades nos vemos expuestos a ello. Al compartir un espacio de trabajo se deben respetar ciertas normas si queremos que la convivencia sea lo más grata posible; a veces ser una persona amable y genuina no es suficiente.

Entonces, que se debe y que no se debe hacer en un espacio compartido:

Practicar la buena higiene

Muchas personas descuidan su higiene hasta el punto de preocupación pública. Incluso si no crees que debas ducharte todos los días, tus compañeros de trabajo pueden estar en desacuerdo.

Cúbrete la boca cuando tosas

A todos nos han dicho que nos tapemos la boca al toser y estornudar, pero una de cada cuatro personas no lo hace!

Sin embargo, es muy importante que lo hagamos, ya que los resfriados y los virus más graves, se propagan rápidamente a través de la tos y los estornudos, y no queremos que caigan todos enfermos, cierto?

Sigue las reglas

Si quieres el respeto de tus compañeros, sigue las reglas como todos los demás. Si comienzas a actuar como si estuvieras por encima de ellos, te alejará del resto.

Se amable y cortés

Este es uno de los puntos más obvios de lo que se debe practicar en un espacio compartido, es la regla de oro.

Trata a los demás como te gustaría ser tratado, y seguro terminaras recibiendo un buen trato a cambio.

No dejes líos en áreas comunes

Lo que se debe y no se debe hacer en Coworking

No dejes un rastro de desorden dondequiera que vayas. Deja limpio y ordenado después de utilizar la cocina, sala de descanso, baño, etc. Si bien tu escritorio es tu propio espacio personal, tampoco lo dejes en desorden para que todos lo vean.

Existe un fuerte vínculo entre el desorden y la ansiedad. Al dejar el escritorio desordenado, literalmente estás estresando a todos. Deja las cosas en orden para el siguiente que las utilice. Esta es una regla muy importante.

Se amigable

Las personalidades a un lado, intenta ser extrovertido y amigable. No necesitas ser el mejor amigo de ninguno de tus compañeros de trabajo, pero si es importante crear un ambiente amistoso y de compañerismo, hará que os sintáis parte de un equipo.

No traigas alimentos apestosos

No es tu culpa que el brócoli y las coles de Bruselas apesten, pero mejor no los calientes en el microondas compartido; recuerda, solo porque los huevos duros son apetitosos para ti, no significa que todos disfrutarán oliéndolos.

No escuches música alta (incluso en auriculares)

La mayoría de las personas prefieren un ambiente tranquilo sin distracciones para realizar su trabajo y poder concentrarse. Sin embargo, muchas personas prefieren la música. ¡Gracias a Dios por los auriculares!

No uses lenguaje inapropiado

Hay un momento y lugar para el lenguaje inapropiado y no está en la oficina; puede resultar verdaderamente incómodo para el resto.

No traigas malos estados de ánimo al trabajo

Si bien mantener el buen humor y la bondad con los compañeros de trabajo parece ser fácil, intenta hacerlo después de haber tenido un día realmente malo.  No es culpa de ningún compañero que ya estés molesto; mantén tu mal humor para ti mismo, finge hasta que lo logres.

La vida en una oficina puede ser tremendamente entretenida y emocionante, pero dependiendo de tus compañeros de trabajo y el ambiente que generéis,  puede terminar resultando realmente estresante.

Solo ten en cuenta lo que debes hacer y lo que no debes hacer en un espacio compartido, ¡ no seas la razón por la que otros teman ir al trabajo!

Share This